El Pasto Vetiver En La Estabilizacion
De Pendientes Y El Control De La Erosión

(con énfasis especial en las aplicaciones de ingeniería)

Diti Hengchaovanich

APT Consult Co. Ltd.

Bangkok, Tailandia

 

1. Introducción

Desde tiempos remotos se conoce el uso de la vegetación para controlar la erosión y estabilizar pendientes, con base en experiencias pasadas y métodos empíricos. A partir de los años treinta comenzó a resurgir esta práctica de manera más científica y metódica y, en la última década, ha venido ganando popularidad debido al mayor nivel de conciencia sobre los asuntos ambientales y a la disponibilidad de conocimiento y parámetros que le dieron credibilidad a estas ideas.

El pasto o zacate vetiver (Vetiveria zizanioides), una planta relativamente desconocida hasta el final de los años ochenta, ha sido promovido activamente desde entonces por el Banco Mundial, mediante la Veviter Network (red vetiver) iniciada por Dick Grimshaw, para la conservación del suelo y el agua en el sector agrícola. Siguiendo los éxitos en ese sector, los ingenieros comenzaron a fijarse en esta planta e investigaron sus características en comparación con otros tipos de vegetación. Como consecuencia de lo anterior, este pasto ha surgido como una nueva opción para afrontar los problemas de erosión y estabilidad de los suelos, ya sea por sí solo o como complemento a soluciones de ingeniería. El estudio del pasto vetiver relacionado con la resistencia al cortante de los suelos permeados por raíces y la resistencia de las raíces a la tensión, aportó un acervo de conocimientos científicos sobre sus características para el reforzamiento de las pendientes del suelo. El presente artículo proporciona información técnica y ejemplos de aplicaciones exitosas (en ingeniería) del pasto vetiver para controlar la erosión y estabilizar las pendientes, en especial en los cortes muy escarpados de las carreteras. Esto es oportuno y apropiado en vista de que actualmente se está adoptando con mayor frecuencia la norma ISO 14000, la cual establece en sus estipulaciones la consideración de los aspectos ambientales.

 

2. Uso De Vegetación Para Controlar

La Erosión Y Estabilizar Pendientes

 

2.1 Identificación de los problemas de erosión y estabilización de pendientes

Al presente, la erosión, especialmente aquella de origen pluvial, con los consecuentes problemas de sedimentación, se ha convertido en uno de los más serios problemas en el mundo, ya que sus efectos son tanto ambientales como económicos. El efecto ambiental inmediato de la erosión es el deterioro del paisaje y, a largo plazo, el efecto sobre la flora y fauna del régimen acuático. Los efectos económicos de la erosión son la reducción de la capacidad de los embalses y el flujo de los arroyos o canales, lo cual causa problemas de inundación que exigen labores de drenado o la adopción de otro tipo de medidas.

Los problemas de estabilidad son causados, entre otras cosas, por la geología, geometría de la pendiente, fortaleza del suelo, condición climática, las características del agua subterránea o de la infiltrada, y por su interrelación con la erosión. Los problemas de estabilidad derivados de los problemas crónicos de erosión (por ejemplo, el gradual debilitamiento de la estructura superficial del suelo) debidos a la falta de medidas preventivas o mitigantes a largo plazo (ilustraciones 1 y 2), precipitarán el movimiento superficial masivo de los suelos o deslizamientos localizados, antes de que ocurra un colapso (falla) catastrófico (ilustración 3).

Los problemas de estabilidad muy arraigados o serios conducen a la búsqueda de soluciones de ingeniería (algunas veces llamadas "duras" o "inertes") para asegurar que sean lo suficientemente seguras (es decir, que tengan el factor de seguridad deseado) en especial cuando están en juego vidas humanas. Esto se puede computar normalmente en una variedad de software actualmente disponible. Por otro lado, los problemas de movimientos superficiales y de erosión son más bien difíciles de cuantificar y pueden persistir, en ciertos casos, a pesar de que se encuentren soluciones para los problemas profundos. Estos problemas se afrontan mejor mediante métodos de bioingeniería o ecoingeniería (es decir, con el uso de vegetación) los cuales no sólo abordan los problemas sino que también generan un producto final estéticamente más agradable y más beneficioso para el medio ambiente.

2.2 La vegetación como medida para reforzar la estabilidad de pendientes y mitigar la erosión

Existen registros que datan de tiempos antiguos en los que la gente usaba la vegetación, ya fuera viva o muerta, como un medio para mejorar la estabilidad de las pendientes. Por ejemplo, la caña se usó para reforzar el suelo alrededor de la Gran Muralla China y los zigurats en Bagdad. Se sabe, además, que durante la dinastía Ming, un ingeniero chino usó arboles de sauce para la estabilización de diques1. Existe información anecdótica de que con fines de estabilización, en las minas de Malaysia se usaban siempre tallos de pasto en las colas al construir bancos de estériles.

Aun cuando Europa y América fueron pioneras en el uso de vegetación para el control de la erosión y la estabilización de pendientes, su conocimiento y experiencia generalmente son aplicables a sus propias condiciones climáticas, las cuales son moderadas en lo que concierne a la erosión del suelo. Por el contrario, los trópicos húmedos suelen sufrir intensos y prolongados períodos de lluvia, y algunos países o regiones deben soportar los embates de la naturaleza con mayor fuerza, en especial durante la época de los huracanes. Estas condiciones climáticas pueden producir, de tanto en tanto, deslizamientos superficiales, incluso cuando se trate de pendientes bien diseñadas y construidas con factores de seguridad de estabilidad total adecuados.

Confrontado con tales problemas, el autor (de Malaysia) se ha interesado, desde 1983, en la idea de proteger y mejorar la estabilidad de pendientes existentes que estén bien diseñadas o bien construidas, mediante el uso de árboles de rápido crecimiento. Los árboles seleccionados para este propósito son usualmente de rápido crecimiento y nativos de Australia, tales como Acacia mangium, A. auriculiformis y Eucalyptus spp. Al presente, se han desarrollado cerca de 200.000 plantas con resultados satisfactorios.2

La ilustracion 4 muestra el papel y meritos de vegetación en taludes.

En años recientes, varios investigadores3,4 han estudiado los factores que contribuyen a la estabilidad de las pendientes con el uso de vegetación. Estos factores comprenden mecanismos hidrológicos y mecánicos. Los factores hidrológicos son la intercepción de la lluvia y la evapotranspiración y, en consecuencia, la reducción de la presión de los poros del suelo junto con incrementos en la infiltración y la permeabilidad. Los factores mecánicos son el recargo del peso de la vegetación sobre la pendiente más la resistencia al viento y el reforzamiento de las raíces. En resumen, los efectos son:

La posibilidad de que se reduzca la presión de los poros con la vegetación.

La posibilidad de que la resistencia del suelo al cortante sea incrementada por la "inclusión" o presencia de raíces que contribuyen a la aparente cohesión (cr), de manera similar al concepto de "reforzamiento del suelo".

3. El Pasto Vetiver Como Vegetación Especial Para

La Estabilización Y El Control De La Erosión

Durante siglos en la India, donde se originó el pasto vetiver, los agricultores, además de extraer aceites esenciales de sus fragantes raíces, lo usaron como fijador del suelo debido a que reforzaba los terraplenes y establecía límites para los campos de arroz; además, reforzaba las riberas de los ríos y estanques para evitar que la tierra cayera al agua. Este conocimiento nativo lo llevaron consigo los indios al emigrar allende el mar y su uso se reanudó en las nuevas tierras. En Malaysia, cerca de Kuala Lumpur, se sembró el pasto vetiver en 1908 con el fin de contener riberas muy escarpadas5.

Desde los años ochenta, y después de que Dick Grimshaw y John Greenfield, anteriormente funcionarios del Banco Mundial, "redescubrieran" el pasto vetiver en la India y Fiji, se promovió su uso con gran ímpetu. Sin embargo, su utilización se dio principalmente en el sector agrícola, sobre todo en la conservación del suelo y el agua. Con la creación de la Vetiver Network6 y la diseminación de información mediante publicaciones, talleres y seminarios, los ingenieros empezaron a considerar los beneficios de plantar pasto vetiver en los terrenos agrícolas de pendiente pronunciada para estabilizar y controlar la erosión del suelo.

Aunque pertenece a la familia de los pastos (Graminae), el vetiver no es un pasto cualquiera. Debería ser considerado en la misma categoría que el bambú, que es tratado no tanto como un pasto sino como un árbol. En este sentido, es de interés acotar estudios anatómicos llevados a cabo en la Universidad de Bangalore7, que dicen:

"Aun cuando los tallos muestran las características de un pasto normal, es diferente morfológicamente de otros pastos por cuanto exhibe nudos abultados, entrenudos largos, los que en cierto grado están cubiertos por el haz de hojas no abiertas, excepto en su parte apical. Las raíces son fibrosas y son únicas debido a que tienen aerénquima en la región cortical exterior (grupos de Scitaminae). En este respecto, la planta difiere de otros pastos normales. Anatómicamente, la planta es una hidrofita; sin embargo, y debido a su sistema redicular profundo y extenso, es una planta establecida que funciona bajo condiciones xerófitas. Por consiguiente, la planta exhibe características singulares".

En el folleto8 del National Research Council intitulado, "Vetiver Grass: A Thin Green Line against Erosion" (Pasto vetiver: una delgada línea verde contra la erosión) y en un artículo de Truong y Baker9, se describen varias de las características propias del pasto vetiver. En forma sucinta, se puede describir como una planta versátil, resistente, de rápido crecimiento, capaz de sobrevivir prácticamente en cualquiera de los países tropicales de la Cuenca del Pacífico y, sin embargo, nunca se comporta como una mala hierba. Dos propiedades importantes que hacen del pasto vetiver un recurso ideal para controlar la erosión y estabilizar las pendientes son:

Crece erecto y sus rígidos tallos son capaces de formar un seto vivo denso en 3 ó 4 meses, lo que reduce la velocidad de escurrimiento del agua de lluvia y forma un filtro eficaz de sedimentos. El seto vivo puede ajustarse en fila con el sedimento atrapado al formar nuevos retoños a partir de los nudos de las ramas superiores.

Posee un sistema radicular vigoroso y masivo que puede penetrar verticalmente hasta 2 ó 3 m de profundidad por año, dependiendo del tipo de suelo.

El comentario hecho por Su Majestad, El Rey Bhumibol de Tailandia, unos años atrás, en el sentido de que "El pasto vetiver es un muro viviente" es, por cierto, muy ilustrativo e iluminador desde la perspectiva de la ingeniería. Es posible ver que mientras el muro sobre la tierra, es decir el seto viviente, provee control para la erosión, el muro debajo del suelo, es decir las raíces, simultáneamente mejoran la estabilidad de las pendientes.

 

Experimentos Para Establecer Algunos Atributos De Ingeniería Del Pasto Vetiver

4.1 Ensayos de control de la erosión

Varios investigadores han llevado a cabo estudios para determinar la capacidad de retención de sedimentos del pasto vetiver. Kon y Lim10 informaron que, comparado con un suelo desnudo, el vetiver fue capaz de reducir el escurrimiento y la erosión total del suelo (pérdida de suelo) en una proporción del 73 y 98% respectivamente. Bajo condiciones de lluvia artificial, Rodríguez11 encontró que el pasto vetiver puede reducir sustancialmente la pérdida de suelo y el escurrimiento, en comparación con el tratamiento o los tratamientos de control usando otras barreras vegetales (cuadro 1). Un estudio reciente de la Universidad de Kebangsaan, Malaysia12 reveló que el vetiver puede atrapar 600 g/m2 de pérdida de suelo superficial, en comparación con los 18 g/m2 que atrapa el pasto normal de pastoreo.

 

 

 

 

Cuadro 1: Pérdida de suelo y escurrimiento en varios tratamientos con setos vivos en dos gradientes de pendiente

 

 

 

Tratamiento

con seto vivo

Pérdida de suelo (t/hect.)

Escurrimiento

(% de precipitación)

 

15% de gradiente

26% de gradiente

 

Control (sin setos)

16,81

35,52

88

Lirio

11,98

16,06

76

Zacate limón

7,58

7,62

81

Helecho

4,22

1,55

66

vetiver

1,13

4,91

72

MDS (5%)

1,87

2,68

5,0

 

4.2 Ensayos de resistencia al cortante del suelo permeado por raíces y libre de raíces, y resistencia de las raíces a la tensión

Las raíces de árboles y otra vegetación proveen un efecto de fortalecimiento mediante las propiedades de resistencia a la tensión, fricción o adhesión. Se puede cuantificar el efecto de reforzamiento o bien, el incremento de la resistencia del suelo al cortante debido a las raíces, realizando ensayos directos de corte en suelos permeados por raíces y en suelos libres de raíces en un mismo lugar. La diferencia en valores de los tipos de suelos cortados bajo las mismas condiciones, nos da el incremento en la resistencia al cortante debido a las raíces. Con el fin de determinar el efecto de reforzamiento del pasto vetiver, se realizaron ensayos directos de corte a gran escala en el perfil de pendiente del suelo de un terraplén cubierto con vetiver. Para cada nivel de profundidad de cortante, también se cortó, bajo la misma condición de corte, un perfil de suelo libre de raíces adyacente al suelo permeado por raíces. Conforme a los resultados del ensayo, fue obvio que la penetración de las raíces de vetiver en un perfil de suelo incrementó significativamente la resistencia del suelo al cortante.

En el proceso de estudiar una especie de planta como componente de estabilización del suelo, también se debe determinar las propiedades de resistencia de las raíces a la tensión. Esto obedece a que cuando una raíz penetra a través de una superficie potencial de cortante en un perfil de suelo, la distorsión de la zona de cortante desarrolla una tensión en la raíz; el componente de esta tensión tangencial a la zona de cortante resiste directamente el cortante, mientras que el componente normal incrementa la presión de confinamiento en el plano del cortante.

Para determinar la resistencia de las raíces a la tensión, se tomaron muestras de especímenes maduros de raíces de vetiver de dos años de edad desarrolladas en la gradiente de un terraplén. Las muestras, raíces no ramificadas y rectas, de 15 a 20 cm de largo, fueron estudiadas frescas, limitando el tiempo transcurrido entre la toma de la muestra y el ensayo a un máximo de dos horas. Se define la resistencia de la raíz a la tensión como la máxima fuerza de tensión de la raíz dividida por el área de corte transversal de la raíz no tensionada (sin corteza, ya que así tiene menos fuerza). La resistencia media de las raíces de vetiver a la tensión varía entre 180 y 40 MPa, para un rango de diámetro de raíz de 0,2 a 2,2 mm. La resistencia media a la tensión es de cerca de 75 Mpa para un diámetro de raíz de 0,7 a 0,8 mm, que es el diámetro más común de las raíces de vetiver. Esto equivale a aproximadamente a 1/6 (un sexto) de la máxima resistencia a la tensión del acero blando. Comparada con muchas especies de árboles de madera dura, la resistencia promedio de las raíces de vetiver a la tensión es sumamente alta. Aun cuando algunas raíces de árboles de madera dura tienen valores de resistencia a la tensión superiores a las de vetiver --en la clase de diámetro de raíz de 0,7 a 0,8 mm-- los valores promedio de resistencia de estos árboles a la tensión son menores ya que el promedio de diámetro de la raíz es mucho mayor que el de las raíces de vetiver (cuadro 2).

Cuadro 2: Resistencia de las raíces de algunas plantas a la tensión

Nombre botánico

Nombre común

Resistencia a la tensión (MPa)

Salix sp. Sauce

9-36*

Populus sp. Alamos

5-38*

Alnus sp. Alisos

4-74*

Pseudotsuga sp. Abeto de Douglas

19-61*

Acer sacharinum Arce plateado

15-30*

Tsuga heterophylla Cicuta del oeste

27*

Vaccinum sp. Gaylussacia

16*

Hordeum vulgare Cebada

15-31*

---- Zacate, hierbas

2-20*

---- Musgo

0.002-0.007*

Vetiveria zizanioides Pasto vetiver

40-120**

*Wu (1995)13 **Hengchaovanich y Nilaweera (1996)14

Asimismo, debido a su denso y masivo sistema radicular subterráneo, el pasto vetiver ofrece un mayor incremento en la resistencia al cortante por unidad de concentración de fibra (6-10 kPa por kg de raíz por m3 de suelo) en comparación con 3,2-3,7 kPa por kg de raíz de árbol por m3 de suelo.14

4.3 Evapotranspiración y abatimiento de la humedad del suelo

En ensayos preliminares se mostró que en las plantas de vetiver ocurre una importante cantidad de evapotranspiración. Sin embargo, se necesita llevar a cabo investigaciones adicionales para recopilar más información y dar mayor sustento a lo anterior. Debido a su masiva y profunda red radicular, se anticipó que el vetiver sería capaz de abatir la humedad del suelo y reducir, de esta forma, la presión del agua en los poros; en consecuencia, puede incrementar la succión en condiciones de saturación parcial. Desde el punto de vista geotécnico, esta situación tendría efectos benéficos en la estabilidad de las pendientes al incrementar el reforzamiento mecánico provisto por las raíces.

Se han realizado algunos ensayos preliminares debajo de setos vivos y la ilustración 5 muestra la variación en la humedad del suelo bajo un seto de vetiver. Nuevamente, amerita investigación adicional en torno a este tema.

En una investigación distinta realizada en Australia15 sobre la competencia por la humedad del suelo entre setos vivos de vetiver y sorgo, se descubrió que efectivamente existía una competencia, en la que se vieron afectados los cultivos adyacentes al vetiver. Sin embargo, en general, permaneció intacta la función del vetiver en la conservación del agua (mediante la infiltración) y del suelo (por la retención de sedimentos). Esto obedece a que la inclinación en los terrenos agrícolas es normalmente leve y pocas veces excede el 15%, en contraposición con las pronunciadas gradientes de las carreteras. En consecuencia, la distancia entre surcos entre el intervalo vertical (IV) es bastante separada. Por esto, los cultivos en los surcos internos alejados de los setos vivos de vetiver, no sufren la competencia e incluso pueden obtener humedad adicional de la infiltración y retención de aguas escurridas.

Por otro lado, en las construcciones civiles, las pendientes pueden variar de 30 a 60° ó del 60 al 180%, por lo que la distancia entre los setos de vetiver para un intervalo vertical de 1,0 m es bastante reducida. Por consiguiente, el abatimiento de la humedad en tales pendientes sería mayor, lo que representa una ventaja adicional del vetiver en el proceso de estabilización de pendientes.

4.4 Poder de penetración del pasto vetiver

Se ha determinado que las raíces de vetiver poseen un poder innato de penetración de una capa bastante gruesa (5 cm) de concreto asfáltico. En un estudio realizado por el Departamento de Desarrollo Territorial de Tailandia16, a solicitud de Su Majestad, El Rey Bhumibol, se descubrió que el vetiver podía atravesar capas duras de suelo de hasta 15 cm de espesor, con las raíces extendiéndose hasta 74 cm por debajo del nivel del suelo. En las pendientes que se encuentran sobre roca subyacente intemperizada, pedregón rodado o alguna otra capa relativamente dura, las penetrantes raíces de vetiver servirán de anclaje mediante la acción de "tendón" de sus raíces.

Con base en lo dispuesto en las secciones anteriores, se puede decir, por analogía, que las raíces de vetiver se comportan como clavos "vivientes" del suelo o como clavijas del suelo de 2 a 3 m de longitud, tal como se usa en las obras civiles convencionales.

 

5. El Pasto Vetiver Para Controlar La Erosión Y Estabilizar Pendientes

Con Énfasis Especial En Las Aplicaciones De Ingeniería

Una pendiente que esté geotécnicamente bien diseñada y con un factor de seguridad apropiado, también necesita protección extra para asegurar su estabilidad a largo plazo, en especial en zonas con una alta precipitación pluvial y terrenos sumamente erosionables. Existen dos enfoques para hacer frente a esta problemática: (i) el enfoque "duro" o "convencional", mediante estructuras tales como superficies torcretadas o cementadas con lanzamiento de piedras (argamasa enrocada) o con mallas de alambre, que son costosas y de apariencia desagradable, y (ii) mediante el enfoque "blando" o "verde", mediante el uso de vegetación, que es mucho menos costoso, estéticamente agradable y favorable para el entorno.

En años pasados, cuando a los bioingenieros y a los arquitectos de paisaje se les pedía hacer un diseño, preferían el engramado (mediante una cubierta con césped o mediante la siembra hidráulica) con o sin árboles y/o arbustos. En general, esto funciona siempre que las condiciones climáticas, del terreno y del suelo, no sean adversas. Sin embargo, si el suelo es muy arenoso o erosionable, el pasto por sí solo no evitará el deslizamiento superficial, sobre todo en una zona de alta precipitación. En terrenos con pendiente pronunciada (>45°) los árboles y arbustos no se desarrollan bien (ni tampoco los pastos comunes); éstos, además, son muy lentos para establecerse y pueden tardar de 1 a 3 años para llegar a ser eficaces.

Es especialmente en esta situación que el vetiver puede desempeñar una función única. El pasto vetiver crece rápido en las pendientes pronunciadas o en los suelos altamente erosionables y llega a ser funcional en tan sólo 4 ó 5 meses. Asimismo, puede sobrevivir en suelos de mala calidad, con alta acidez, alcalinidad o salinidad, y puede soportar períodos prolongados de sequía y anegamiento.

Los ejemplos siguientes ilustran algunas de las aplicaciones exitosas del pasto vetiver:

 

6. Consejos Para La Siembra, Cuidado Y Mantenimiento

Del Vetiver En Una Obra Civil

Aun cuando el vetiver parece ser un pasto muy resistente, cuando se trata de sembrarlo es bueno tomar en cuenta algunos consejos, especialmente cuando se vaya a utilizar solo o como parte de una medida de bioingeniería. Dado que el vetiver desempeña funciones de ingeniería, también se debe considerar como un "material de ingeniería" y, para ser catalogado como un buen material en este campo, debe ser sometido a especificaciones estrictas y a procedimientos de control de calidad antes de que pueda emplearse. En el Apéndice se muestran las especificaciones modificadas de Ikram.17

Como el pasto vetiver puede emplearse en trabajos interdisciplinarios, se sugiere a los ingenieros que sientan la necesidad de contar con asesoramiento sobre las técnicas agrícolas, que contraten a agrónomos o busquen la asesoría necesaria para sembrar y dar mantenimiento al vetiver.

6.1 Material para la siembra

Se deben emplear buenos materiales de siembra, con retoños maduros y en pleno crecimiento, y evitar el uso de retoños viejos. Cuando se requiera usar el vetiver para situaciones muy específicas, sería útil buscar ecotipos particulares que sean más apropiados para dicha aplicación, por ejemplo, variedades tolerantes a la sal o al frío que hayan sido ensayadas previamente o sometidas a experimentos satisfactorios.

6.2 Siembra

Se recomienda efectuar análisis químicos del suelo cuando se vaya a plantar vetiver en lugares nuevos, con el fin de determinar los requerimientos de fertilización o enmienda del suelo antes de sembrarlo. Generalmente, la siembra sigue patrones diseñados con este fin. El intervalo vertical (IV) varía entre 75 cm y 2,0 m. Para lograr líneas y niveles precisos, es útil emplear herramientas de agrimensura tales como un nivel de mano y una baliza de topógrafo (ilustración 14). Se recomienda que el espaciamiento entre surcos sea de 15 cm (ó 7 plantas/m).18

6.3 Riego

Es mejor sembrar el vetiver en suelo húmedo. Cuando se siembra en suelo seco se debe regar el mismo día, por lo que es sumamente recomendable regar el campo el día anterior a la siembra. Si no llueve, se necesita regar diariamente durante la primera semana, cada 2 a 3 días las dos semanas subsiguientes, dependiendo del clima (los climas secos y calientes requieren más riego) y de 2 a 3 veces por semana hasta que empiecen las lluvias o hasta que el pasto esté bien establecido.

6.4 Mantenimiento

Con el análisis del suelo se sabrá si se requiere fertilizante al momento de sembrar el vetiver o para su mantenimiento posterior. Como el vetiver es particularmente intolerante a la sombra, en especial durante la fase de establecimiento, durante el primer año es necesario controlar las malezas ya que pueden dar sombra, invadir y sofocar el vetiver. La ilustración 15 muestra un seto vivo después de un año de haber sido sembrado y de haber recibido un buen mantenimiento.

 7. Resumen Y Conclusiones

Por mucho tiempo, prevaleció el uso de vegetación (enfoque "blando" o "verde") para mitigar o controlar la erosión. Debido a la mayor toma de conciencia en torno a la protección del ambiente, en el último decenio se popularizó el proceso de estabilización usando árboles o arbustos. El vetiver, un pasto de características únicas, con un sistema radicular extendido y fuerte, puede ayudar a reforzar la masa del suelo, especialmente en la capa superficial. Este pasto ha ganado mayor aceptación y prominencia debido a los recientes casos de uso exitoso. A medida que estén disponibles más datos de ingeniería, los ingenieros encontrarán conveniente usar el vetiver para estabilizar pendientes como si fueran árboles, pero con menor costo y mayor ahorro de tiempo. Si en el diseño final de un proyecto se debe especificar el uso de árboles, se puede usar el vetiver como vegetación pionera. Este pasto primero estabiliza el suelo erosionable, particularmente las pendientes pronunciadas, con lo que mejora su microambiente y, posteriormente, se pueden establecer otras plantas, ya sea voluntarias o sembradas.

En los suelos altamente erosionables de las pendientes pronunciadas y con mucha precipitación pluvial, el vetiver puede fácilmente reemplazar las soluciones más costosas y de apariencia desagradable como son las llamadas soluciones "duras" o inertes. Debido a que el vetiver es un material vivo, que actúa como un "muro viviente" para evitar la erosión y estabilizar las pendientes, el éxito de sus usos depende en gran medida de la aplicación de buenas prácticas agrícolas para obtener el máximo provecho de la planta.

Referencias

 

1. Barker, D.H. 1995. Discussion to Session 4. Vegetation and Slopes. Institution of Civil Engineers, London.

2. Narayanan, A. and Hengchaovanich, D. 1986. Slope stabi1isation and protection of roads in mountainous terrain with high rainfall. Proc. 13th ARRB-5th REAAA Combined Conference, Road Engineering Assoc. of Asia and Australasia/Australian Road Research Board, Adelaide,Australia 13(3):152-161.

3. Coppin, N.J. and Richards, I.G. 1990. Use of vegetation in civil engineering, construction industry and researach and information association (CIRIA)Butterworths, London.

4. Greenway, D.R. 1978. Vegetation and Slope Stability. In: Anderson and Richards (eds.) Slope Stability, John Wiley, New York..

5. Grimshaw, R.G. (ed.) 1995. Vetiver Grass for Soil and Water Conservation. World Bank Technical Paper No. 273, Washinton, D.C., USA.

6. The Vetiver Netowrk Website. http://www.vetiver.org

7. Grimshaw, R.G. 1994. Vetiver Grass - Its Use for Slope and Structures Stabilization under Tropical and Semi-tropical Conditions. In: Vegetation and Slopes, Institution of Civil Engineers, London.

8. National Research Council. 1993. Vetiver Grass: A Thin Green Line against Erosion. National Academy Press, Washington, D.C., USA.

9. Truong, P. and Baker, D. 1998. Vetiver Grass System for Environmental Protection. Tech. Bull. No. 1998/1, PRVN, RDPB, Bangkok, Thailand.

10. Kon, K.F. and Lim, F.W. 1991. Vetiver research in Malaysia – Some preliminary results on soil loss, runoff and yield. Vetiver Infor. Netowrk Newsletter 5.

Rodríguez, O.D. 1993. Hedgerows and mulch as soil conservation measures evaluated under field simulated rainfall. Proceeding Int. Workshop Soil Erosioin Processes on steeplands. Merida, Vanezuela, 16-20 May 1993

UKM. 1996. Techniques in Soil Erosion Control. In: App. 4, Supplemental EIA Study, Projek Jalan Raya Pos Selim de Ladang Blue Valley, Biro Rundingan dan Kembangan, UKM, Bangi, Selangor, Malaysia.

13. Wu, T H (1995). Slope stabilisation. Morgan, P C and Rickson, R J, Editors. In: Slope stabilisation and erosion control: a bioengineering approach. F N Spon/ Chapman and Hall, London.

14. Hengchaovanich, D and Nilaweera, N S (1998). An assessment of strength properties of vetiver grass roots in relation to slope stabilisation, Proc. First Int. Conf. on Vetiver, Chiang Rai, Thailand, pp 153-158.

15. Dalton, P.A. 1997. Application of Vetiver grass hedges to erosion control on the cropped flood plain of the Darling Downs. M.S. Eng. Thesis, Univ. Southern Queensland, Toowoomba, Qld., Australia.

16. Chalothorn,C, Tapmat,P, Paen-oi,V and Nuraks,D (1998).Study on the penetration of vetiver roots in boring hardpans. Paper presented at the Internal Vetiver Seminar organised by the Dept of Land Development, Kanchanaburi, Thailand.

17. IKRAM. 1993. Specifications drafted at IKRAM (Institute of Public Works of Malaysia) for use on PWD projects, Bangi, Selangor, Malaysia.

 

Apéndice

Especificaciones Modelas

 

 

Rubro

Descripción

1. General El seto vivo de vetiver se usa como un sistema de bioingeniería para complementar los trabajos de ingeniería. Por tanto, debe ser de buena calidad y uniforme.
2. Tipo de planta La planta deberá ser de la especie Vetiveria zizanioides. Sólo deberán usarse tipos que no produzcan semilla.

3. Materiales para la siembra

i) Se deberá usar retoños jóvenes y de crecimiento vigoroso. No se deberá usar material viejo con formación de cañas, ni ramas de cañas.

ii) Las plántulas de cultivo de tejidos (las plántulas procedentes del cultivo de tejidos, deberán transferirse a bolsas de plástico y nutrirse por lo menos 8 semanas dentro del criadero antes trasplantarlas al campo).

4. Inspección de la planta

 

Raíz: La planta deberá tener una masa radicular joven y activa. Se deben desechar las raíces viejas antes de la siembra.

Puntas de los tallos: Las puntas deberán tener 5 o más retoños en activo crecimiento. Se deberán descartar los retoños senescentes.

5. Manipulación de las plantas

Las plantas se deben manipular y transportar con sumo cuidado para evitar dañarlas.
6. Plantación en el campo

i) Las plantas especificadas de vetiver deberán sembrarse en filas, tal como se muestra en la ilustración.

ii) Se deberá cavar una zanja de 15 cm de ancho por 23 cm de profundidad (6 pulgs. x 9 pulgs.).

iii) En suelos de difícil manejo, la zanja a llenarse podría necesitar tierra superficial de otro sitio.

iv) La distancia entre las plantas (centro a centro) no deberá ser mayor a 15 cm.

v) Inmediatamente después de la siembra, y según el análisis del suelo, se deberá aplicar un fertilizante apropiado para asegurar una buena y continua nutrición de las plantas por 2 años.

7. Establecimiento y mantenimiento

i) Durante el primer mes de establecimiento de las plantas, deberán reemplazarse todas las fallas y deslaves.

ii) Durante el primer mes deberán reemplazarse todas las plantas de lento crecimiento que no se recobren de los daños del transplante. Esta situación es aparente debido a que los retoños no crecen o no se producen nuevos.

iii) La poda (recorte del pasto) para mantener la altura de las plantas en 40 cm, deberá realizarse en el segundo, cuarto y sexto mes. Posteriormente, el intervalo entre podas será determinado por las necesidades propias de cada terreno.

Para asegurar el buen desarrollo de los setos vivos, no deberán recibir la sombra de malezas, en especial de las trepadoras.

8. Calidad de los setos vivos

· Al tercer mes, las plantas deberán estar en pleno desarrollo. Los setos vivos no deberán tener fallas ni plantas enanas.

Al sexto mes, los setos vivos deberán estar en pleno funcionamiento, tener un crecimiento uniforme y las puntas de los tallos deberán estar bien densas, todo a satisfacción del supervisor del campo.